Insuficiente

No fue suficiente ganarle al tiempo,
que nos sobre margen para decidir.
Corrimos de más, nos ahorramos tropiezos,
y quedamos atrapadxs en el limbo de nuestras contradicciones.

No fue suficiente la sinceridad.
La verdad sabe destilar su propia ponzoña.
Se deslizó astuta hasta alcanzar nuestras copas vacías
y el color de la soberbia nos encandiló.
Bebimos sin culpa
hasta la última gota.

No fue suficiente la paciencia.
Tolerar las diferencias
nos distanció cada noche un poco más
de nuestros deseos.

No fue suficiente el silencio,
atragantarnos con lo inconveniente,
guardar en el cajón de los malestares
lo que nos incomodaba ignorar.

No fue suficiente el coraje
de creernos capaces de desafiar
las leyes de los finales felices
porque solíamos repetir
que nunca acabaría.

No fue suficiente la perseverancia,
maquillar los moretones con abrazos,
apaciguar los dolores con medias sonrisas,
evitar las discusiones rellenando nuestros rencores con medio kilo de helado,
subirnos a un avión para que nos deposite en un lugar bonito y lejano
y así pegarnos otra sobredosis de amnesia transitoria
buscando apagar las voces que no nos dejan escucharnos.

No fue suficiente el sacrificio
de reconstruirnos en la tempestad de los prejuicios,
sabiendo de antemano
que la balanza estaba a favor de las desventajas,
obligadxs a ceder todo aquello que nos hacía bien
a cambio de tenernos por otro ratito.

¿Entendés?
No fue suficiente el habernos querido tanto.
Entonces,
¿qué necesita el amor para ser suficiente?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s