Casi

Crecer también es reconocer que para acercarse al final del recorrido hay que animarse a dejar personas atrás aunque soltarle la mano sea lo más doloroso del aprendizaje.

No se puede

Es imposible. Nadie puede ser la misma persona después de romperse, de atravesar el fuego e incendiarse por completo, de hundirse en el océano más profundo de sus miserias. No se puede ser la misma persona si se quiere evitar malestares que ya lastimaron suficiente. No se puede.