La suma

Somos la suma de todas las veces que nos rompimos
y nos volvimos a armar;
la suma de todas las ocasiones que nos dijeron que no
pero también de las escasas oportunidades que obtuvimos el sí.

Insuficiente

No fue suficiente la sinceridad.
La verdad sabe destilar su propia ponzoña.
Se deslizó astuta hasta alcanzar nuestras copas vacías
y el color de la soberbia nos encandiló.

No se puede

Es imposible. Nadie puede ser la misma persona después de romperse, de atravesar el fuego e incendiarse por completo, de hundirse en el océano más profundo de sus miserias. No se puede ser la misma persona si se quiere evitar malestares que ya lastimaron suficiente. No se puede.

Una copia

La mayoría de las veces, sabemos cuando una historia llegó a su fin pero nos cuesta darnos por vencidxs, decir adios y empezar de cero. Las consecuencias de insistir son los daños que nos hacemos a nosotrxs mismos y eso es imperdonable.