El sonido del silencio

Allí, donde el frío es amigable y te penetra sólo por los ojos. Allí, donde el cielo parece confraternizar con las montañas. Allí, en las alturas del sur, donde tuve uno de mis tantos ‘mano a mano’ con la naturaleza y casi casi termina en derrota. Leer Más

Acelerar

En mi perfil de Linkedin me describo como “simpatizante de las redes sociales” y, aunque a veces me parece una expresión un tanto exagerada, creo que es una de las líneas más acertadas de aquel párrafo escueto en el que nos vemos obligados a reducir nuestros gustos, capacidades, hobbies y experiencia profesional como si un par de puntos seguidos fueran capaces de definirnos por completo. Pero, ese es un tema que precisamente hoy no quiero tocar. Leer Más

Y así, el dolor menguaba

No me parece casual este miércoles gris y lluvioso. Es cierto, el calendario va matando los días, no así las fechas que todavía arden en distintas partes del cuerpo. Leer Más

La relatividad del tiempo

Hace años que lo tengo entre ceja y ceja, lo pienso con demasiada frecuencia. Le exijo pausas, le ruego plazos, le pido favores y el muy canalla no me escucha o simula no hacerlo. Se escurre entre mis manos y mis deseos, no renuncia a ese movimiento ininterrumpido que provoca vértigo y me ensordece con su característico repiqueteo: TIC-TAC, TIC-TAC. Leer Más

Rituales que no necesitan marketing

Siempre que viajo, cargo en mi mochila de mano el mismo objetivo: conocer, al menos, un ritual típico de mi destino y formar parte de él. No hablo de visitar las principales atracciones turísticas que me ofrece el itinerario, esas ya vienen incluidas por defecto en el paquete, sino de aquellas prácticas que son propias de ese pueblo o ciudad que los hacen únicos y reconocidos en distintas partes del mundo y por las que nosotros, los extranjeros, sentimos curiosidad de hacer una parada obligatoria. Leer Más

Abrazar la distancia

Esta tarde se respira un aire diferente. Son evidentes los síntomas de una primavera prematura. No hay vestigios de bufandas, ni chalinas; las modernas ruanas quedaron colgadas en el perchero de casa y, ni por asomo, desfila algún transeúnte encapuchado. Pienso, mientras dejo atrás la estación Las Heras, que esta debe ser nuestra época favorita del año. Los colores vivos reemplazan a los opacos grises que caracterizan al frío, las flores renacen de sus cenizas, los pájaros no dejan de parlotear y la gente vuelve a colmar las plazas. Leer Más

Rodar ligera, rodar liviana

–  ¿Arrancamos? -, soltó dubitativa. Como si mis deseos anhelaran lo contrario; como si no estuviera luchando contra mis impulsos para controlarme, para no mandar todo al diablo, para no rajar sin aviso, sin horarios, sin fecha estimada.

Primero la derecha, luego la izquierda. Las piernas se entregaron a flotar en una altura poco prometedora. Se deslizaron, en principio, con dificultad. Pero a medida que avanzaban por una calle peligrosamente empedrada, los pedales aminoraron su resistencia. Leer Más