Tú la llevas

Jugar a la mancha sólo es divertido cuando somos niñxs. Los adultxs no tenemos mucha paciencia para correr. Preferimos perder al primer descanso que correr atrás de algo que no nos da la seguridad de poder alcanzarlo alguna vez.

Casi

Crecer también es reconocer que para acercarse al final del recorrido hay que animarse a dejar personas atrás aunque soltarle la mano sea lo más doloroso del aprendizaje.

Una copia

La mayoría de las veces, sabemos cuando una historia llegó a su fin pero nos cuesta darnos por vencidxs, decir adios y empezar de cero. Las consecuencias de insistir son los daños que nos hacemos a nosotrxs mismos y eso es imperdonable.