Escribo y la bocha se reinicia

Incluso cuando trabajo o estoy ocupada con otras tareas, estoy en #ModoEscribiendo en mi cabeza. No lo puedo evitar. Todo me suscita una idea: una charla, el fragmento de un libro, un estado en Facebook, una noticia en Twitter, la letra de una canción, las estelas que sin querer me llegan de una conversación ajena, las postales que absorbo del otro lado de la ventana del transporte público…

No entiendo cómo la bocha no explota. Maquinamos segundo tras segundo; convivimos con tantos deberes y compromisos; acumulamos un menjunje de ideas que van y vienen constantemente de un primer a un último plano que se vuelve demasiado fácil entender por qué vivimos estresados.

Y cada quien elabora sus propias estrategias para denegar el acceso a más información. La mía sigue siendo escribir. Como cuando arranqué a dar testimonio en aquellos cuadernos a la edad de seis años (cuadernos que siguen intactos en alguna caja dentro de mi armario).

Escribo y se vacía un poco el depósito de ideas que se amontonó. Escribo y me despojo un poco de yo misma, de las sensaciones que me hacen sombra hasta que logro verbalizarlas. Escribo y la purga alcanzó su objetivo. Escribo y la bocha se vuelve a reiniciar.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s