Concesiones con el tiempo

Nunca pensé que podría ganarle al calendario.
Sobre todo, porque acá estoy, dándole vueltas a este día
que, seguramente, no me vuelva a ser indiferente.

A veces creo estar en una especie de armisticio con el tiempo.
No es resignación. Acepto palpitar de acuerdo a las velocidades de su movimiento.
Solemos exprimirnos mutuamente:
me comprometí a dejar de despreciarlo
y, a cambio, recibo una amnesia transitoria que languidece cuando logro dormirme.

Otra veces, me pongo la armadura y estoy a la defensiva.
Entra a relucir mi lado más suspicaz porque acepté las bases y condiciones
sin leer ni siquiera la letra chica (acaso, ¿alguien las lee?).
Me exige más de lo pactado
y a mi se me antoja por no querer ceder.

¿Habremos pasado por alto algunos meses?
¿Habremos adelantado intencionalmente las manecillas del reloj
para que el daño se recomponga más rápido
y evitar así el calvario que implica la rehabilitación?

Faltaba tanto para este otoño,
pero el contrato no concedía pausas.
Y llegó…
No pasa por una cuestión de voluntad,
es que resulta inevitable no hacer balances:
¿estoy mejor o no?

¿Y qué es este devenir de los días como un loop impostergable
en el que nos vemos obligados a recibir a nuestros peores fantasmas
y convidarles migajas de temores sepultados?

Nunca pensé que podría ganarle al calendario.
Sin darme cuenta, taché una a una todas sus hojas.
Sigo descifrando qué paso en este “mientras tanto” que pereció tan joven
y cargo con la única certeza de saberme responsable de las consecuencias.
Al menos, ya no me engaño,
sé que varias de mis partes se siguen reciclando.

¿Me concederá el tiempo una renovación de nuestro tratado de paz,
o será que finalmente llegó la hora de hacerme cargo
del pánico que siento hacia el olvido, de los silencios que aprendieron a repiquetear,
de los remiendos sin zurcir esperando en la misma habitación,
de que soy este presente porque cargo con todo ese pasado con el que todavía no tengo ganas de lidiar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s