Volver a dormir, volver a soñar(te)

Quedate otro poquito
que al despertar
ya no podré alcanzarte.

Reteneme en tu mirada.
Decime otra vez
lo mucho que te gusta mi vestido floreado.

Reíte fuerte.
Contame de tus travesuras y de la estrategia que ideaste
para hacerla enojar a la abuela.

Por favor, demorate en los detalles.
La ilusión es auténtica
pero rara vez se repite.

No te olvides el bastón.
Caminemos a paso lento, alarguemos el encuentro.
El árbol de palta seguirá allí, esperándonos.

Descansemos bajo sus hojas,
absorbamos la luz que se entreteje entre sus ramas
mientras la brisa de verano nos acaricia los rostros.

No quiero mirar el reloj,
no hace falta.
La ausencia de tu sombra me dice que llegó la hora.

Nunca deseé tanto evitar y recibir ese abrazo.
Y sin embargo, nos fundimos
en un torbellino de imágenes pasadas que me depositó
de nuevo en mi cama,
sola
en este presente en el que no te tengo
pero siempre estás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s