Extrañar

Qué es ‘extrañar’ si no remarcar las ausencias.
Reconocer que carecemos de aquello que alguna vez tuvimos.
Mendigar migajas de un pasado que se aleja con cada latido,
con cada pestañeo a esta altura imperceptible.
Desentenderse de las cartas que nos tocaron en esta ronda,
pedir pista para abandonar hasta que vuelvan las ganas de arriesgar.
Prescindir del reloj,
que los días se vuelvan más lineales de lo que parecen.
Negar que el “paso a paso” también va mutando
conforme avanza en el tiempo.
Dilatar los insomnios con lo que podría haber sido,
con lo que fue,
con lo que no llegó a ser y se quedó en el boceto.
Exprimir cuadernos hasta el último renglón
para no olvidar detalles, para patentar fragmentos
para imprimir en la hoja en blanco residuos de ayer.
Subirse a un viaje que cambia de recorrido cada dos por tres
pero que siempre termina en la misma estación.
Reincidir en los errores,
en los que fueron silenciados
y en los que tendrían que haber sido silenciados.
Sentir el vacío arder en las horas muertas,
los espacios huecos suplican ser ocupados.
Esperar y saber que no va a llegar ese único mensaje en el chat
que deseas recibir,
el estímulo,
el motor del día,
el impulsor de una ínfima sonrisa,
el apetito caprichoso que nos vuelve eternamente vulnerables
y dependientes de lo ausente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s