Mundo incoherente

Pedir una pizza de dulce de leche y
comer de postre un sanguchito de fideos.
Calzarme para dormir las zapatillas de goma espuma y
contarte sobre los finales que empiezan,
los comienzos que terminan.
Ir a pescar a la comisura de tus labios,
subirme al vagón azul de las promesas
para navegar en tu tren
después de animarme a despegar los pies
y volar en tu balsa.
Tomar envión y correr con las manos,
hacer una pausa en los recovecos de tu espalda
que me sirven de refugio
cuando se me da por caminar hacia atrás.
Mecernos en la espera de las incertidumbres,
la calma no dura más de una taza de té.
Recitar el poema que menos nos gusta
y así ignorar al gallo dándole la bienvenida a la luna,
silenciar el canto de los grillos al alba.
Detener el tiempo en aquella estrella fugaz que se aleja ligera
para que nos deje a oscuras una noche más.
Cerrar los ojos para encontrarte, también, en los sueños
y me susurres en las pestañas que deje de escaparme
de la insensatez,
la cordura es el sitio destinado a los que fueron condenados
a vivir en una perpetua monotonía.

Y al fin y al cabo,
¿quiénes somos nosotrxs para exigirle a lxs demás
que actúen con sensatez
cuando el mundo desborda incoherencias?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s